“Récord histórico del precio de la luz”. Es una de las frases del momento. Raro es el día que no escuchamos esas terribles palabras en las noticias de las cadenas generalistas, en los periódicos o simplemente de boca de cualquier conocido. En IFL Lighting, donde ya puedes comprobar nuestra última instalación de iluminación LED en el alumbrado público de San Cristóbal de Segovia, somos perfectamente conscientes de cómo esta subida imparable de un suministro básico como la luz está causando estragos en miles y miles de hogares y empresas. Es por ello que a continuación os vamos a contar el porqué la iluminación LED es una de las mejores medidas que puedes adoptar para amortiguar en la medida de lo posible los desorbitados precios del mercado eléctrico.

En pleno 2021 ya se antoja difícil no pensar en bombillas LED a la hora de llevar a cabo una instalación eléctrica, tanto a nivel residencial como profesional. Lejos quedan ya esas soluciones lumínicas incandescentes que a muchos les daba miedo tocar porque a los pocos minutos de estar prendidas se ponían muy calientes. Este tipo de bombilla que fue inventado en 1879, hace más de 140 años, era nuestra única opción hasta la aparición del LED. Como dato curioso a la par que significativo, señalar que las bombillas incandescentes sólo mostraban en forma de luz el 5% de la energía que consumían. Sin duda, la ineficiencia hecha bombilla. Todo lo contrario que LED, cuya aparición ha supuesto una transformación completa del paisaje energético, pues necesitan un 75% menos de energía que las incandescentes y, además, tienen una vida útil 25 veces superior.

¿Qué es un LED y por qué es la mejor opción?

Un LED viene a ser un diodo emisor de luz que, en términos básicos, significa un semiconductor que produce luz cuando una corriente eléctrica pasa a través de él. Los LEDs están disponibles en una gran variedad de colores, aunque para los LEDs de luz blanca se usa una combinación de luz roja, azul y verde. Son mucho más eficientes energéticamente que la iluminación incandescente o las bombillas fluorescentes compactas (CFL), el predecesor de los LEDs. Las luces LEDs producen poco calor y no contienen mercurio. También tienen una vida útil muy superior, miles de horas más. El número de horas concreto varía según el fabricante y la bombilla, pero en promedio suelen durar unas 50.000 horas. Eso supone una duración 50 veces superior a las incandescentes y 10 veces más que las CFL.

¿Cuánto cuestan los LEDs?

Los LEDs no cuestan tanto como algunos usuarios puedan creer. Con esta tecnología sucede como con los paneles solares, cuando una nueva tecnología aparece en el mercado suele estar disponible por un precio elevado. Pero el uso del LED está muy extendido y podemos obtener un paquete de 8 luces por unos 10 euros, poco más de un euro por bombilla. Evidentemente, los precios variarán, como decíamos antes, del fabricante y del tipo de bombilla.

¿Ahorran energía las luces LED?

Sin dudas, uno de los puntos fuertes de la tecnología LED es la gran cantidad de energía que ahorra cada día. Por citar un ejemplo práctico, el hecho de sustituir sólo 5 bombillas incandescentes de un hogar por otras 5 de LED supondría un ahorro de unos 80 euros al año. Ahora imagina por un momento si hacemos ese mismo proceso pero con todas las bombillas de un hogar o una empresa. En un primero momento sí supondrá un desembolso pero la amortización será rápida y garantizada debido a factores como su larga vida útil y su elevada eficiencia.

Esto ha sido todo por hoy en el blog de IFL Lighting, pero permanece atento porque la próxima semana volvemos con un nuevo artículo que a buen seguro será de tu interés. Ampliaremos este post de hoy acerca del ahorro energético a través de la tecnología LED con una serie de tips para reducir la factura de luz en tu hogar.